IVPA, 31/03/2017

La soberanía no se negocia ni se doblega 
Un pueblo que no se rinde por la construcción de un Estado social de derecho y de justicial.
Foto: Jesús Figueroa

Prensa IVPA, Caracas, 31 de marzo de 2017. Ante las intenciones injerencistas de Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), el pueblo revolucionario, junto a las instituciones del Gobierno Bolivariano, marcharon por las calles de Caracas para reafirmar su rechazo a las pretensiones imperiales que atentan contra la soberanía de Venezuela.

Inspirados por el legado del Comandante Chávez, diferentes formas de organización popular y beneficiarios del Sistema de Misiones Sociales se movilizaron bajo la firme consigna “La soberanía no se negocia ni se doblega”. Yliana Barrios, de la Gran Misión Hogares de la Patria de la ciudad de Calabozo, Municipio Miranda, Estado Guárico expresó: “Le estamos dando el apoyo a nuestro gran camarada y querido Presidente Nicolás Maduro Moros, aquí están las mujeres de la ciudadela Nicolás Hurtado Barrios apoyándolo, porque ahora es que hay revolución y Patria para rato”.

Por su parte, el cantor José Garcés comentó: “Esta es una marcha maravillosa, antiimperialista, que demuestra una postura de hidalguía de nuestro bravo pueblo venezolano contra las pretensiones injerencistas de Almagro y su combo internacional. Venezuela está demostrando ante el mundo que es un pueblo digno, un pueblo de principios, son los principios legados de nuestro comandante Chávez, que hoy son bandera de esperanza”.

En paralelo, nuestra Canciller Delcy Rodríguez, junto a nuestra misión diplomática, dieron una digna batalla en la reunión de la OEA en Washington, donde convocaron al Consejo Permanente para apoyar el diálogo, la constitución y la paz. “No podrán con el pueblo de Venezuela…” escribió la diplomática en su red social de twitter.

  • A pesar de que inicialmente se impuso la ilegal e injerencista decisión de discutir la situación de Venezuela, sin nuestro consentimiento, finalmente no lograron aplicarnos la Carta Interamericana Democrática, aspiración velada del imperialismo norteamericano, impulsada a través de sus cipayos políticos internos y externos. De esta manera, seguimos firmes defendiendo la soberanía y autodeterminación de la Patria Grande.

La soberanía no se negocia ni se doblega  Una masiva movilización rechazó de nuevo las pretensiones injerencistas de la OEA.
Foto: Jesús Figueroa

 

Conocer la realidad para transformarla