DISEÑO: MÓNICA ROSALES

 

Caracas 20 de junio de 2017. Al cumplirse 51 años del asesinato del líder político, militante revolucionario, periodista y educador venezolano, Fabricio Ojeda, la mejor manera de rendirle honores es retomando sus banderas de lucha, independencia, soberanía y justicia social.

Originario de Boconó, estado Trujillo, Ojeda presidió la Junta Patriótica que el 23 de enero de 1958 derrocó la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, siendo él mismo quien anunció como periodista la salida del país del dictador.

Posteriormente, fue elegido Diputado al Congreso Nacional, por el pueblo caraqueño. Sin embargo, ante las injusticias y desigualdades provocadas por el gobierno adeco de Rómulo Betancourt, en beneficio del capital extranjero, Ojeda decidiría renunciar a su curul y sumarse a los miles de Venezolanos que se sumaron a las filas guerrilleras, en el occidente del país.

Su discurso de renuncia ante el Congreso Nacional, se convertiría en una denuncia histórica del puntofijismo: “Es por ello, colegas Diputados, que vengo ante ustedes a expresar la decisión de dejar el Parlamento –este recinto que pisé por voluntad del glorioso pueblo caraqueño, hoy oprimido y humillado–, para subir a las montañas e incorporarme a los compañeros que ya han iniciado el combate y con ellos continuar la lucha revolucionaria para la liberación de Venezuela, para el bienestar futuro del pueblo, para la redención de los humildes”.

Aunque Ojeda no pudo ver realizado su sueño, con la llegada del Comandante Chávez al poder, se retomaron las luchas de Bolívar y de todos aquellos que asumieron como razón de vida la construcción de una Patria libre y soberana.

En 2011, durante la conmemoración del 23 de enero de 1958, Juan Carlos Garrido, nieto de Fabricio Ojeda, haciendo un recuento histórico, relató: “con la revolución bolivariana estamos viviendo una verdadera época de democracia en el país…mientras que ellos jamás creyeron en la democracia, jamás defendieron la Constitución, por eso hay que desenmascararlos y decirle a la derecha que aquí hay un pueblo revolucionario que está dispuesto a conquistar la victoria para la emancipación de la patria”.

Durante ese acto, el Presidente Hugo Chávez Frías reveló detalles sobre el asesinato de Ojeda: “en ese Palacio Blanco, ahí mataron a Fabricio Ojeda, pero él vive hoy aquí entre nosotros, vive aquí en este palacio, vive aquí en esta Caracas, vive aquí en esta Venezuela…”.

Finalmente, el Presidente Nicolás Maduro Moros decretó que el 23 de enero de este año 2017 se trasladarán los restos de Ojeda, desde el Cementerio General del Sur hasta el Panteón Nacional, reconociendo con ello su extraordinario valor, y el de toda su generación, en la construcción de la patria socialista.

 

Conocer la realidad para transformarla