IVPA, 02/07/2017

Avances que solo son posible en una revolución bolivariana. FOTO INTERNET

 

Durante los gobiernos de la IV República, el sistema educativo nacional se caracterizaba por excluir cada vez más a las personas de bajos recursos económicos, a través de su progresivo desmantelamiento y privatización. Con la llegada del Presidente Hugo Chávez Frías, se dio prioridad especial a su rescate y transformación estructural, elevándose el presupuesto nacional en educación, del 2,8% del PIB hasta más del 7 %.

En este marco, en el año 2003 se crea la Misión Robinson, fundamentada en el legado histórico del maestro Simón Rodríguez, como herramienta trascendental en la lucha por la liberación y autodeterminación de los pueblos. "Tras la agresión imperialista, fascista y el golpe de Estado 2002-2003, esa fue nuestra respuesta, la respuesta del pueblo y del Gobierno Revolucionario", expresó el Comandante Chávez en una Graduación de la Misión Robinson II, en el año 2007.

“Yo sí puedo” fue el lema escogido para la Misión, en referencia al método de enseñanza de primeras letras desarrollado por especialistas y asesores cubanos. De esta forma, se alfabetizó a miles de personas en todo el territorio nacional, quienes debido a su clase social o lejanía de los centros educativos, estuvieron históricamente excluidos de la educación formal, como elemento esencial para elevar el espíritu humanista.

Entre los logros alcanzados, para el año 2005 ya se habían alfabetizado más de un millón 500 mil personas, por lo que la Unesco procedió a declarar a la Patria de Bolívar territorio libre de analfabetismo.

Fue tal el éxito de esta misión, que posteriormente se amplió su alcance con las misiones Robinson II (básica), Rivas (bachillerato) y Sucre (universitario).

Finalmente, en este 2017, el Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, en respuesta a la batalla para contrarrestar la guerra comunicacional que impulsa la derecha nacional e internacional, crea la nueva “Misión Robinson Digital”, con el lema “Yo existo, yo puedo”,  demostrando la continuidad de los avances sociales y tecnológicos que solo son posible en revolución.

FOTO INTERNET

Conocer la realidad para transformarla